La organización de eventos no se trata de un proceso compacto donde los participantes del mismo sean únicamente el cliente y la empresa que realiza los servicios de comunicación.  Son muchas las partes implicadas en el desarrollo de un evento; un hecho que hace del mismo un proceso complicado a la vez que enriquecedor. Los proveedores son, sin duda, una pieza clave a la hora de crear un evento, pues serán los que nos ayuden a comunicar, con la máxima exactitud y creatividad posible, el mensaje a nuestros públicos. Sin embargo, no todo es coser y cantar y encontrar un buen proveedor puede ser un proceso de lo más difícil ya que, como todos sabemos, no es precisamente fácil conectar con alguien desde un principio. Es decir, que exista ese feeling.

¿Qué significa conectar con un proveedor? 

Son muchas las variables que influyen a la hora de encontrar un proveedor con el que esa conexión esté presente desde un primer momento. Cada empresa posee su personalidad, su producto, su forma de trabajar, su sistema retributivo y su propia filosofía. Al final, en la organización de eventos la clave consiste en que todas estas pequeñas piezas engranen a la perfección y eso es algo que no es para nada fácil. Cuando conectamos con un proveedor significa que hemos comprendido y aceptado la forma de trabajar del otro, que hemos sido capaces de entendernos y que ambos nos hemos mostrado proactivos ante la resolución de cualquier pequeño problema. Al final, esta es la fórmula del éxito que da lugar a relaciones fructíferas en nuestro entorno laboral.

Como decíamos, conseguir esa conexión no es fácil, pues pueden ocurrir muchas cosas: que los precios sean demasiado altos para nuestro presupuesto, que el proveedor no esté dispuesto a incorporar una pequeña modificación en su producto, que los mails y las llamadas no sean contestadas nunca a tiempo, que las promesas se vean continuamente incumplidas por falta de compromiso y un largo etcétera. Afortunadamente, este tipo de colaboraciones tóxicas se detectan a tiempo, dando pie a que podamos buscar nuevos proveedores, estrechar nuevos lazos y, por consiguiente, conseguir resultados óptimos mutuamente beneficiosos.

La organización de eventos no entiende de relaciones tóxicas

En Everama somos conscientes de lo importante que es contar con una cartera de proveedores de confianza, con colaboraciones exitosas y con la mejor relación calidad – precio. En la organización de eventos es fundamental que sepamos con quién trabajamos y cómo, ya que un mal proveedor puede llegar a comprometer el resultado final de un evento; algo que jamás podemos permitirnos. Por ello, nos deshacemos de las relaciones tóxicas desde un primer momento, buscamos proveedores más allá de nuestra zona geográfica si es necesario y hacemos lo posible por encontrar ese feeling que tantas veces nos ha mostrado resultados positivos.

Nunca hay que apostar por el riesgo en este tipo de relaciones laborales; siempre será mejor invertir un poco más de tiempo y conseguir nuevos nexos que arriesgarse y trabajar con un nudo en la garganta. Aunque pueda costarnos un poco más, nuestra experiencia ha determinado que merece la pena. Además, ya dicen que siempre hay un roto para un descosido, ¿verdad?