¿Alguien se puede imaginar un verano sin barbacoa? El olor típico que acompaña los fines de semana calurosos, el sabor del fuego, sol, música, compañía…

El origen de la barbacoa probablemente viene de Haiti donde llegaron los exploradores españoles y vieron a los lugareños preparar la carne en una estructura de palos encima de una hoguera. La palabra barbecoa apareció por primera vez en el Diccionario de la Lengua Española del 1526. Luego se expandió por todo el mundo adaptando el estilo de brasear a cada país y región.

¿Por qué nos gusta tanto la barbacoa? ¿Qué valores nos puede añadir a un evento corporativo?

1. Formación de comunidad

Hace años y durante miles de años la gente se unía naturalmente para celebrar las comidas, siempre comían juntos. Ahora buscamos estos momentos para estar juntos, para formar inconcientemente una comunidad y encontrar su sitio en ella – así ganamos  sentido de pertenencia y adquirimos un rol en el grupo.

2. Pasar un rato divertido

Generalmente nos lo pasamos pipa en las barbacoas: el encender del fuego, la música, las cervecitas y el tiempo sin cuenta atrás. Son momentos de relax y buen rollo que todos necesitamos para desconectar de la, a menudo agobiante, vida cotidiana.

3. Aprendizaje

Entre tanta gente reunida uno siempre aprende algo: las mejores técnicas de hacer el fuego, procedencia del jalapeño, las crevezas del mundo o los éxitos internacionales de Julio Iglesias. Los temas que surgen durante una jornada barbacoera son infinitos y cada uno de los participantes puede añadir su granito de arena y a la vez aprender algo nuevo.

4. El hecho de compartir

Una barbacoa muchas veces se hace entre todos: uno trae ensalada, otro carne, otro bebida… Así ganamos todos: además de formar una comunidad y conocer nuevos sabores y recetas, compartimos un poco de nosotros con otros y recibimos de ellos. En fin, se forman nuevas amistades y se estrechan los lazos ya existentes.

5. Fomentar trabajo en equipo

Dificilmente uno solo podría preparar barbacoa para muchas personas. He aquí el truco de un buen coordinador y trabajo en equipo: siempre hay uno que establece horarios según como avanza la brasa y el resto de personas siguen sus indicaciones formando pequeños grupos que realizan las otras tareas.

Si queremos organizar un evento donde la gente se sienta unida, se quite el estres diario, se conozca mejor y trabaje mejor en equipo organicemos una barbacoa corporativa. Escojamos un sitio adecuado, invitemos a los participantes, y disfrutemos viendo que bien se lo pasan y ¡que buena idea hemos tenido!